Archivo de la categoría: marketing

>el marketing tiene un problema de marketing (III)

>

Demasiado tiempo sin publicar, han sido unas semanas de locura…

Empiezo a leer entradas atrasadas de mis favoritos y me encuentro este post del estupendo blog comicpublicidad de Jose Carlos León.

En él, un párrafo me llama poderosamente la atención:

“Por desgracia, y aunque se que a aquellos de mis lectores que sean directores de marketing, directores de publicidad o jefes de producto no les gustará oírlo, en muchos de los casos quien dirige la campaña no sólo no le aporta los datos del mercado y del producto suficientes al publicitario, sino que se permite el lujo de intervenir en sus decisiones creativas, discutiendo los aspectos estéticos, e incluso técnicos de su parte del trabajo.”

A pesar de ser director de marketing, no puedo estar más de acuerdo con la primera parte del mismo. La información aportada a la agencia es fundamental para que la primera propuesta creativa sea en la línea adecuada y esto muchas veces no se cumple.

Con todo, y como este es un blog de pataleo-marketing o de catarsis-marketing, he de matizar la refencia a la intromisión en las decisiones “creativoestétiticotécnicas” y, de paso, arrimo el ascua a la sardina de este blog.

En las anteriores entradas, he empezado a desgranar algunos de los problemas del marketing o, por mejor decir, problemas a los que nos enfrentamos quienes elegimos esta profesión.

Pero me había guardado un as en la manga, el cierre de la trilogía (espero).
Ya he hablado de los que nos ven con recelo, los que nos definen sin conocernos… pero queda mi grupo favorito: los que creen que saben de marketing.

Me considero una persona consciente de sus limitaciones y por eso (y vuelvo a la segunda parte del texto de Jose Carlos), intento ser muy respetuoso con la labor de los creativos.

Sin embargo, no conozco a ninguna persona con responsabilidad en el área de marketing que pueda desarrollar su trabajo sin pasar por el filtro de su superior jerárquico (léase gerente, propietari@, etc.).

Por eso, y ésta es una situación con la que me he topado en demasiadas ocasiones, la injerencia en el trabajo de la agencia de publicidad es muchas veces impuesta. En mi caso creo que lo ha sido siempre.

Son ell@s, nuestros jefes o jefas:

Los que creen poseer el conocimiento necesario para opinar sobre diseño.

Los que, sin argumentos, sin más razonamiento que eso tan discutible que llamamos gusto, son capaces de desviar la línea creativa de un proyecto, empeorándolo irremediablemente y, de ese modo, acaban lanzando piedras contra el tejado propio de la imagen corporativa o de producto.

Los que a menudo meten sus narices donde no deberían.

Anuncios

>el marketing tiene un problema de marketing (II)

>


Si trasladamos lo expuesto en el post anterior al ámbito concreto de la organización de empresa, el resultado es claro:
la homogeneidad en la definición de los puestos de marketing apenas existe.

Esto tendría, a priori, una explicación lógica: los puestos de marketing difieren tanto entre empresas porque cada empresa tiene necesidades de marketing diferentes.

Pero, según mi experiencia personal, este factor no resulta tan determinante como el hecho de que el establecimiento del alcance y responsabilidades de un puesto de marketing suele recaer en alguien (responsable de recursos humanos, gerente/propietario, etc.) con un conocimiento superficial de la materia (en el mejor de los casos).

La excepción a este razonamiento puede encontrarse en contadas multinacionales o en empresas de menor tamaño en las que sus líderes posean una sólida formación empresarial.

Aunque teniendo en cuenta el perfil tipo de la inmensa mayoría de las empresas que conforman el tejido económico de nuestro país, estas excepciones son rara avis


>el marketing tiene un problema de marketing (I)

>


El primer problema del marketing es el propio marketing. Me explico.

Prescindiendo de definiciones, la esencia del marketing es su carácter multidisciplinar.

Creatividad, diseño, comunicación (en el sentido más amplio de la palabra), psicología, sociología, estadística, tecnología y un largo etcétera de áreas de conocimiento, se entrecruzan y mezclan en un cóctel complejo y muchas veces difuso.

Por si esto fuera poco, casi todo en la empresa es marketing o tiene una faceta abordable desde el punto de vista del marketing: producto, servicio, publicidad, ventas, política de precios, logística, procedimientos, rrhh, innovación…,.

Estos dos elementos, convierten al marketing en algo atractivo para muchos, ya que es fácil encontrar algún aspecto que encaje con nuestras aptitudes y gustos.

Pero no nos engañemos. También hacen de esta materia algo nebuloso e inaprensible para la mayoría.
Incluso genera rechazo en algunos, reacción humana típica ante aquello que no entendemos.

>pero blogs de marketing hay muchos…

>


Muy cierto.

Pero mi intención inicial no es tanto comentar lo último en tendencias, herramientas o estrategias, aunque por supuesto también tendrán cabida; para eso ya hay otras y excelentes opciones.

Me gustaría poner el acento especialmente en las dificultades que muchos nos encontramos día a día, en el ámbito de nuestra realidad laboral, para llevar a cabo aquello que aprendimos cuando éramos estudiantes, todo lo que seguimos aprendiendo por seguir interesados en lo que pasa en el “mundillo”.


Y, si es posible, entre todos buscar caminos para solucionar algunos de estos problemas.