>el marketing tiene un problema de marketing (III)

>

Demasiado tiempo sin publicar, han sido unas semanas de locura…

Empiezo a leer entradas atrasadas de mis favoritos y me encuentro este post del estupendo blog comicpublicidad de Jose Carlos León.

En él, un párrafo me llama poderosamente la atención:

“Por desgracia, y aunque se que a aquellos de mis lectores que sean directores de marketing, directores de publicidad o jefes de producto no les gustará oírlo, en muchos de los casos quien dirige la campaña no sólo no le aporta los datos del mercado y del producto suficientes al publicitario, sino que se permite el lujo de intervenir en sus decisiones creativas, discutiendo los aspectos estéticos, e incluso técnicos de su parte del trabajo.”

A pesar de ser director de marketing, no puedo estar más de acuerdo con la primera parte del mismo. La información aportada a la agencia es fundamental para que la primera propuesta creativa sea en la línea adecuada y esto muchas veces no se cumple.

Con todo, y como este es un blog de pataleo-marketing o de catarsis-marketing, he de matizar la refencia a la intromisión en las decisiones “creativoestétiticotécnicas” y, de paso, arrimo el ascua a la sardina de este blog.

En las anteriores entradas, he empezado a desgranar algunos de los problemas del marketing o, por mejor decir, problemas a los que nos enfrentamos quienes elegimos esta profesión.

Pero me había guardado un as en la manga, el cierre de la trilogía (espero).
Ya he hablado de los que nos ven con recelo, los que nos definen sin conocernos… pero queda mi grupo favorito: los que creen que saben de marketing.

Me considero una persona consciente de sus limitaciones y por eso (y vuelvo a la segunda parte del texto de Jose Carlos), intento ser muy respetuoso con la labor de los creativos.

Sin embargo, no conozco a ninguna persona con responsabilidad en el área de marketing que pueda desarrollar su trabajo sin pasar por el filtro de su superior jerárquico (léase gerente, propietari@, etc.).

Por eso, y ésta es una situación con la que me he topado en demasiadas ocasiones, la injerencia en el trabajo de la agencia de publicidad es muchas veces impuesta. En mi caso creo que lo ha sido siempre.

Son ell@s, nuestros jefes o jefas:

Los que creen poseer el conocimiento necesario para opinar sobre diseño.

Los que, sin argumentos, sin más razonamiento que eso tan discutible que llamamos gusto, son capaces de desviar la línea creativa de un proyecto, empeorándolo irremediablemente y, de ese modo, acaban lanzando piedras contra el tejado propio de la imagen corporativa o de producto.

Los que a menudo meten sus narices donde no deberían.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: